Escenas de sexo

El sexo en el cine aún es un tema al que muchos directores y espectadores temen enfrentarse. Clichés, tabúes o elipsis han evitado las escenas de sexo en el cine comercial durante décadas. Sin embargo, en los últimos años algunas cintas han abierto puertas en su representación en la gran pantalla dentro del cine más comercial.

Personal Best (1982)

Esta película hizo historia al explorar una relación lesbiana entre dos atletas olímpicas (Mariel Hemingway y Patrice Donnelly) cuya relación se inició durante los entrenamientos para los Juegos.

Las escenas fueron consideradas explícitas en ese momento pero ayudaron a allanar el camino para otras escenas lésbicas de alto perfil como la famosa de Mulholland Drive.

9 1/2 semanas (1986)

Antes de que 50 sombras de Grey estuviera en la mente de todos, esta historia de juegos sexuales y una relación intensa impactaron al público. Mickey Rourke interpretó a John, un hombre de negocios enigmático que seduce a la asistente de arte Elizabeth (Kim Basinger).

La película exploró temas de riesgo y dominación sexual mostrando algunas escenas bastante subidas de tono, como la mítica secuencia con la puerta de la nevera abierta. Cimentó la fama de Basinger y Rourke como símbolos sexuales de la época y provoco la normalización de los sex shop. Abrió el camino a las grandes audiencias para películas eróticas de alto perfil como Instinto básico.

My Own Private Idaho (1991)

La película de Gus Van Sant no fue la primera en incluir escenas de sexo entre dos hombres, pero su casting de los jóvenes Keanu Reeves y River Phoenix como prostitutos callejeros en una relación homosexual fue bastante importante.

La película estaba inspirada en gran medida por el Henry IV de Shakespeare, y ayudó a allanar el camino para películas como Brokeback Mountain. También ayudó a establecer representaciones más justas de los homosexuales en el cine y exploró los problemas que enfrentan los adolescentes sin hogar en el noroeste del Pacífico.

El piano (1993)

En Estados Unidos muchas películas europeas son reconocidas por su capacidad de abrir caminos en lo sexual más allá de la taquilla. Sin embargo, esta película independiente trajo mayor expresividad en la representación de lo sexual al público americano. Holly Hunter interpreta a una mujer muda que se involucra en una relación romántica con un trabajador local (Harvey Keitel) en un escenario de gran crudeza material y física.

La película no se alejó de la desnudez de Hunter y Keitel y explara cómo influye el sexo en su relación, ya que el personaje de Hunter no puede hablar. La película funcionó en taquilla, ya que ganó tres Oscar, incluyendo uno para Hunter y otro para la joven Anna Paquin.

Además...  FILM 2, el cine puede volver a tu ciudad

Showgirls (1995)

Algunos dicen que es la mejor mala película de todos los tiempos, algunos dicen que es una de las peores películas de la historia. Independientemente de las opiniones, cambió la forma en que vemos el sexo y la desnudez en el cine. Fue notoria por ser lanzada bajo la polémica clasificación NC-17, hecho que sólo logró aumentó el interés en ella. También lanzó a la hasta entonces muy comedida Elizabeth Berkley debido a algunas hazañas sexuales muy gráficas.

Desde entonces, muchos actores han hecho roles sexuales o muy explícitos para ayudar a cambiar sus imágenes profesional. La película ayudó a establecer la viabilidad comercial de las películas con calificación NC-17.

The Doom Generation (1995)

Esta película indie de Gregg Araki rompió las barreras después de su lanzamiento, encontrando seguidores de culto y fans para Rose McGowan, Jonathon Schaech y James Duval. En ella, una joven pareja (McGowan y Duval) se encuentran con un misterioso yviolento vagabundo (Schaech) que los arrastra consigo. En el camino, terminan en una extraña relación a tres bandas.

Esta película puso de relieve una sexualidad más fluida y las complejidad de relaciones múltiples. También fue una de las primeras películas en explorar el sexo en grupo junto con una recordada escena que involucra a Schaech y su… ya sabes.

Crash (1996)

No confundir con la cinta de mismo título ganadora de un Óscar de Paul Haggis sobre temas humanistas… pero esta película de David Cronenberg explora el mundo de los fetiches, no te confundas. Un grupo de supervivientes de accidentes de coche desarrollan un fetiche sexual por los autos y recrean accidentes famosos. Incluye a actores consagrados como James Spader, Holly Hunter y Rosanna Arquette.

Es una película de una morbosa belleza audiovisual que queda en el recuerdo por encima de sus logros como relato.

The Brown Bunny (2003)

Esta película de arte, que puede ser siempre conocida como la película de la felación de Chloë Sevigny, tuvo mucha controversia por dicha escena. La elección del director, guionista y actor Vincent Gallo de incorporar una verdadera escena sexual cambió el destino de la película. No fue la primera vez que el sexo real se había incorporado en el cine, pero fue la primera vez que se representó por actores de alto perfil, muy conocidos. Definitivamente abrió un nuevo mundo a la interpretación y al sexo en el cine.

Lie With Me (2005)

Esta película canadiense llego aún más lejos que The Brown Bunny al incorporar sexo real en la trama y contar con actores de serie B, Eric Balfour y Lauren Lee Smith. No sólo sorprendió a las audiencias con el sexo real, sino que también lo incorporó de manera bastante transparente en la narración, que ayuda a conocer a los personajes.

Además...  El baile en el cine, recopilatorio con mucho humor

Balfour arriesgó su carrera con un desnudo frontal completo viniendo de su carrera como actor infantil. Afortunadamente, estas escenas explícitas de la película no obstaculizaron su carrera.

Shortbus (2006)

Esta cinta del creador de Hedwig and the Angry Inch John Cameron Mitchel habla y desarrolla su trama alrededor del sexo. Mitchell eligió a los actores y luego estableció cómo usarían el sexo no simulado para contar la historia cuya incorporación no es gratuita ya que aporta a la trama. Cuenta la historia de un grupo de neoyorquinos de diversas orientaciones sexuales e intereses comprometidos en relaciones románticas y sexuales. Shortbus ayudó a normalizar cierto uso del sexo real como herramienta legítima en el cine si la narración lo demanda.

La boda de mi mejor amiga (2011)

Mientras que la mayoría de las películas en esta lista se inclinan hacia el drama, en La boda de mi mejor amiga utilizaron la comedia en una manera muy eficiente. La secuencia de apertura de esta comedia presenta una escena de sexo muy realista, pero de gran humor entre Kristen Wiig y Jon Hamm. Esta escena rompe cierto tabú respecto a las escenas de sexo en el cine de Hollywood como siempre algo íntimo y precioso, mostrando que el acto sexual puede tener una gran carga de humor sin que la cinta tenga que ser una comedia del tipo American Pie.

Shame (2011)

Esta película pasará a la historia por mostrar el miembro de Michael Fassbender, pero este relato de Steve McQueen resultó ser una historia ejemplar y dolorosa sobre la adicción al sexo. El bombardeo ininterrumpido del sexo en la sociedad debía sentirse menos excitante y más excesivo para ilustrar la lucha interna del personaje principal. Incluso el famoso frontal de Fassbender está destinado a mostrar un momento de vulnerabilidad.

Shame ayudó a establecer que las escenas de sexo no tienen que ser ostensiblemente perturbadoras o violentas para mostrar una fuerte emoción negativa.

Nymphomaniac (2013)

La película de Lars von Trier dedicada al sexo no solo cuenta con un elenco de estrellas con Shia LaBeouf, Christian Slater, Uma Thurman y Willem Dafoe, sino también una tonelada de sexo gráfico donde se combina el sexo real y el CGI para lograr su tono oscura y cautivador. Como Shame, Nymphomaniac ha ayudado a traer ideas más oscuras sobre el sexo y su representación en el cine, más cerca de la realidad y alejado del tabú como corresponde a nuestra sociedad actual.

Post patrocinado.

Dejar respuesta

1 + tres =