Un lugar en el mundo

Hay películas que se empeñan en vestir al espectador y otras, muy pocas, que lo desnudan. Películas que te facturan una moraleja o te empaquetan un sentimiento masticado para que vuelvas contento y seguro a casa. Conforme. Feliz. Y otras, repito, muy pocas, que te desahucian la mirada. Moonlight es una de ellas.

Moonlight es la película que hubiera hecho Pedro Almódovar si no tuviese que bregar con su ego. La que hubiera rodado Steve McQueen si se apease de su estética de perfume caro. La que habría filmado Apichatpong Weeresethakul si los muertos no se empeñasen en hablarle. Pero la ha hecho un tal Barry Jenkins, quizá porque la industria aún no le ha impuesto nada y puede rodar sin storyboard, que es lo que le gusta.

Moonlight cuenta una historia, la de un chico negro de las barriadas de Miami durante tres etapas de su vida: infancia, adolescencia y juventud. Un niño sin padre, con una madre adicta y con problemas de acoso en la escuela que no encuentra su lugar en el mundo. Pero esto importa poco.

Cartel y fotos de ‘Moonlight’ con Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes

Cartel Poster de 'Moonlight'

Producto disponible en Amazon.es

 

Crítica de ‘Moonlight’ dirigida por Barry Jenkins

Lo que realmente importa en Moonlight no se cuenta en la pantalla y ahí radica su enorme valor. Está en el espectador que la ve. Habla con nitidez y misterio de un arcano que se nos revela en muy pocas ocasiones: que somos quiénes los demás ven que somos. Y que los demás lo ven incluso antes que nosotros. Por tanto, somos el fruto de una mirada que en raras ocasiones es la nuestra. Y que luchar contra esa mirada, contra ese juicio, es una de las tareas de nuestra vida. Quizá de las más duras.

Jenkins ha tenido la virtud de contar con delicada inteligencia una historia donde cada imagen, cada gesto y cada palabra importa mucho más de lo que a simple vista parece. Una historia que transcurre por los caminos de lo no dicho por sus personajes y lo no mostrado en sus imágenes. Una historia que, como tiene que suceder con el buen cine, transcurre en el espectador.

Moonlight nos ha desnudado y, ahora, cualquier cosa que digamos sobre ella, nos retrata. Di algo acerca de esta película, acerca de su protagonista, de su historia… y realmente estarás hablando sobre ti. Sobre tu moral, tus ideas, tus prejuicios y tu lugar en el mundo.

Tráiler y vídeos de ‘Moonlight’ con Mahershala Ali y Naomi Harris

Dejar respuesta

veinte + seis =